La revista Cuatro esquinas abre su tercer número con un reportaje sobre el genocidio de Sevilla

El tercer número  de  la revista Cuatro esquinas ya está a disposición del público. Puede leerse en papel y en formato pdf en las páginas web del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar (www.foroporlamemoria.net) y la Casa de la Memoria La Sauceda (www.casamemorialasauceda.es). Los ejemplares en papel se distribuyen por correo y se entregan en mano a las personas interesadas, aunque también se pueden conseguir en la Casa de la Memoria. 

Cuatro esquinas es una publicación trimestral con todos sus textos en castellano e inglés, que edita el foro con la ayuda del Gobierno de Gibraltar. La portada de este número tres dice así: Sevilla recupera memoria de su genocidio. Este titular da paso a cuatro páginas de un reportaje centrado en las exhumaciones de víctimas del fascismo que se están llevando a cabo en la fosa común de Pico Reja, en el cementerio municipal de Sevilla. Las exhumaciones empezaron en enero y van a continuar a lo largo de todo el año. El reportaje recoge, entre otras, las voces de familiares de las víctimas, la del arqueólogo que dirige los trabajos, Juan Manuel Guijo Mauri, y la de José Díaz Arriaza, el historiador que más tiempo lleva trabajando en averiguar la identidad de todos los fusilados y allí enterrados. La fosa de Pico Reja se llenó con los cuerpos de los asesinados por el fascismo en esta ciudad entre el 20 de julio y finales de agosto de 1936. Puede contener los restos de más de 1.103 personas. Arqueólogos y forenses trabajan con rigor científico para preservar todo lo que pueda servir a una investigación judicial.  

Otro reportaje muy interesante es el que se titula Asesinadas o viudas, mujeres en Jimena. Éste es un trabajo que recoge testimonios de familiares de vecinos de Jimena que fueron asesinados por las fuerzas fascistas durante la guerra y la posguerra, pero especialmente centrado en la represión desatada contra las mujeres. Una de las historias que se cuenta en él es la de tres mujeres que fueron asesinadas en Jimena de la Frontera el mismo día de febrero de 1937. Más de un centenar de jimenatas perdió a sus maridos, padres o hijos entre 1936 y 1945. Cuatro mujeres de San Pablo, cuyos esposos fueron asesinados el mismo día tras regresar de Málaga, estaban embarazadas cuando se quedaron viudas. 

La gripe de 1918 es el tema principal de otro de los reportajes incluidos en el número 3 de Cuatro esquinas. Escrito por el investigador Ignacio Trillo el reportaje aporta cuantiosa información sobre la mal llamada gripe española, que entre 1918 y 1920 mató a millones de personas en el mundo, y que también produjo centenares de muertes en el Campo de Gibraltar.  Trillo explica e ilustra con ejemplos la actitud de algunos periódicos de la época que recogían informaciones sobre los estragos de la epidemia en la población, pero también sobre las estériles pugnas políticas que se vivieron entonces, o sobre el reconocimiento de los periodistas a los médicos que la combatieron. 

La revista es producto del trabajo de Fernando Sígler, Juan León Moriche y Debbie Eade. Colaboran también en este número Manuel Almisas, Ignacio Trillo, Gareth Stockey,  Benito Trujillano, Humbert Hernández, Alba Ospina y Margarita García.    

                                             

 

Benito Trujillano dona a la Casa los libros de Giner de los Ríos editados en los años 20 y 30 del siglo XX

Benito Trujillano Mena, investigador de la memoria histórica de Casares, ha donada a la Casa de la Memoria La Sauceda, en Jimena de la Frontera, una colección de libros con las obras casi completas de Francisco Giner de los Ríos. Son libros de la primera edición de una colección editada por Espasa Calpe entre los años 1916 y 1936 en Madrid para reunir las obras completas del pensador y pedagogo andaluz. Estos libros contienen los escritos fundamentales para conocer el pensamiento y la obra de Giner, fundador de la Institución Libre de Enseñanza e inspirador de los métodos utilizados en los colegios públicos construidos gracias a la reforma educativa de la Segunda República

La Institución Libre de Enseñanza surgió a finales del siglo XIX como una alternativa al sistema educativo del Estado que estaba dominado por la Iglesia Católica y la religión. La Institución, que se desarrolló entre 1876 y 1936,  empezó primero por la enseñanza universitaria y después se extendió a la educación primaria y secundaria. Su método pedagógico, laico y científico, pretende que los individuos aprendan a pensar, adquieran un pensamiento crítico y consoliden el conocimiento científico como el único válido y libre.

Los libros donados por Benito Trujillano pertenecieron a un maestro republicano que tras la guerra y en plena dictadura los legó, antes de morir, a un amigo suyo que era militante comunista en la clandestinidad. Este militante los guardó en secreto durante años y hace poco los entregó a Benito Trujillano, que, a su vez, los ha cedido a la Casa de la Memoria. Él está convencido de que éste lugar es el más apropiado para las obras de Giner de los Ríos puesto que pueden ser aprovechados por cuantos lectores o investigadores quieran acercarse al pensamiento del pedagogo, ensayista y filósofo. Nacido en Ronda en 1839 y fallecido en Madrid en 1915, Giner de los Ríos fue también impulsor de otras realidades como el Museo Pedagógico Nacional (1882-1941), la Junta para Ampliación de Estudios (1907-1938), la Residencia de Estudiantes (1910-1939) o las Colonias Escolares. Suya también fue la idea, materializada años después de su muerte, de las Misiones Pedagógicas (1931-1937), concebidas en su origen como Misiones Ambulantes.

Los títulos de los libros de Giner que están ya a disposición del público en la Casa de la Memoria son: Principios de Derecho natural; La Universidad española; Lecciones sumarias de Psicología; Estudios jurídicos y políticos; Estudios filosóficos y religiosos; La persona social. Estudios y fragmentos I; La persona social. Estudios y fragmentos II; Pedagogía universitaria; Educación y enseñanza; Resumen de Filosofía del Derecho I; Resumen de Filosofía del Derecho II; Estudios sobre Artes industriales y cartas literarias; Ensayos menores sobre educación y enseñanza (I); Ensayos menores sobre educación y enseñanza (II); Ensayos menores sobre educación y enseñanza (III); Informes del Comisario de Educación de los Estados Unidos; y Arqueología artística de la Península. 

La Casa de la Memoria está haciendo gestiones para intentar reunir los tres títulos que faltan para que estén todos los títulos de las obras completas de Giner de los Ríos: Estudios de Literatura y Arte; Filosofía y Sociología: Estudios de exposición y de crítica; y Estudios sobre educación.

 

Profesores, historiadores y activistas sociales crean la Asociación Casa de la Memoria para reforzar la lucha por la verdad y la justicia

Treinta y tres personas de diferentes profesiones han participado en la creación de la Asociación Casa de la Memoria para apoyar el estudio, la investigación, la difusión y el conocimiento de la memoria histórica en el Campo de Gibraltar y Andalucía. Ésta es una labor que ya se viene haciendo desde hace más de tres años en la Casa de la Memoria La Sauceda, de Jimena de la Frontera, pero los componentes de la asociación creen necesario colaborar más con esta entidad para relanzar todas las actividades que permitan conocer mejor el pasado de nuestros pueblos, reforzar la conciencia democrática y antifascista de la población y asegurar así, en el presente y en el futuro, la libertad, la igualdad y la democracia. 

Los promotores y promotoras de esta nueva asociación son en su mayoría del Campo de Gibraltar, pero también los hay de otros lugares de la provincia, especialmente de la sierra y la bahía de Cádiz. Abundan los profesores y profesoras de Educación Secundaria y Bachillerato, pero también los universitarios y profesionales de otros ámbitos como el periodismo, el sindicalismo, las profesiones liberales y trabajadores de distintos sectores con experiencia en diferentes movimientos sociales. El historiador y profesor universitario José Luis Gutiérrez Molina y el profesor de Derecho Internacional Jesús Verdú figuran entre los socios fundadores de la asociación. También están el historiador Antonio Morales, uno de los mejores expertos sobre la historia de la masonería, y Fernando Sígler, doctor en Historia y organizador y responsable del archivo de la Casa de la Memoria.

 

Los reunidos ya han aprobado un borrador de estatutos, han diseñado el organigrama de funcionamiento de la asociación, han aprobado la composición de una primera junta directiva y han decidido crear un comité científico que asesore, oriente y marque pautas en la labor de investigación en los archivos de la casa, la edición y publicación de libros y revistas y en cuantas actividades necesiten de su colaboración. La nueva asociación está abierta a la firma de convenios y colaboración con instituciones públicas y privadas como ayuntamientos, diputaciones o la misma universidad. Y también a la incorporación de nuevos socios que quieran colaborar en la tarea. De hecho, a la reunión constitutiva de la asociación no pudieron asistir muchas personas más que, no obstante, comunicaron su intención de incorporarse a ella de una manera activa.

 

Las áreas de trabajo en las que los socios voluntarios van a desarrollar su labor son: biblioteca, archivo, publicaciones y comunicación, apertura y visitas, centros educativos y actividades culturales y sociales.  Margarita García Díaz, profesora jubilada, ha sido elegida presidenta de la asociación. García Díaz es historiadora, arqueóloga y miembro de la Comisión de Patrimonio Histórico de San Roque y del Instituto de Estudios Campogibraltareños. Con ella estarán en la junta directiva la periodista Debbie Eade; el bibliotecario Juan Manuel Pizarro; el historiador Fernando Sígler; el profesor en el instituto Sierra Luna de Los Barrios Francisco Hidalgo; y las profesoras Elena Trujillo Petisme y Nieves García Benito. A ellas se unirán un directivo del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y otro de la Asociación de familiares de represaliados por el franquismo en La Sauceda y El Marrufo (Afresama), titulares de la casa.

Foro y Afresama expresan su satisfacción por el nacimiento de esta asociación y se muestran convencidos de que viene a sumar con ilusión y energías en la lucha por la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas del franquismo y sus familiares y en la construcción de una sociedad más libre, justa, sana y democrática.

El periodista Paco Lobatón dona una colección de libros a la Casa de la Memoria La Sauceda

El periodista Paco Lobatón ha donado una nutrida colección de libros a la biblioteca de la Casa de la Memoria La Sauceda. Paco Lobatón ha hecho llegar a la casa, en Jimena, seis cajas llenas de libros de su colección particular para que todos queden depositados y a disposición del público en la biblioteca Javier Núñez Yáñez. Más de cien de los títulos donados son libros de diversos asuntos de memoria histórica propiamente dicha, entre los que abundan los referidos al periodo del final de la dictadura y los comienzos de la democracia, aunque también los hay sobre los años de la República, la guerra y la posguerra. El resto de obras son de muy diversa naturaleza, desde los que tratan sobre filosofía o pensamiento político a los que son de literatura, o ensayos de muy diversas materias. Es de destacar entre estos últimos una pequeña colección de libros que tienen que ver con los movimientos migratorios en la actualidad. Son libros que el periodista jerezano ha ido reuniendo en los últimos años cuando dirigía para Canal Sur Televisión el programa Andalucía sin fronteras

Paco Lobatón, veterano periodista nacido en Jerez, es muy sensible a los asuntos de memoria histórica pues él mismo sufrió en sus carnes los golpes de Billy el Niño, el tristemente célebre torturador de la Brigada Político Social de la Policía en Madrid que lo detuvo en una asamblea de universitarios. Paco Lobatón, entonces un estudiante políticamente comprometido,  huyó a Suiza en 1973 tras salir de la cárcel en libertad condicional. Logró el estatuto de refugiado político en aquel país a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y no regresó a España hasta la muerte del dictador. 

Franciso Lobatón Sánchez de Medina nació en 1951. En Radio Jerez hizo sus primeros pinitos como periodista y locutor entre 1968 y 1970 y tras su vuelta del exilio empezó a trabajar en Radio Sevilla de la cadena Ser. Fue luego jefe de informativos de Radio Cadena, en Barcelona, y en los años 80 fichó por Televisión Española donde presentó los telediarios. Triunfó en esta misma emisora en los 90 con Quién sabe dónde, programa que dirigía y presentaba y que servía para buscar a personas desaparecidas.  Premio Andalucía de Periodismo en 1985, ha trabajado también en Canal Sur y Antena 3 y actualmente dirige la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas.

La biblioteca de la Casa de la Memoria La Sauceda tiene actualmente más de 4.000 libros y forma parte de la red Idea, un organismo de la Junta de Andalucía que agrupa a los centros de documentación y bibliotecas especializadas de esta comunidad autónoma. La biblioteca usa, como toda la red, el sistema de gestión Absys. Esto permite que cualquier usuario, en cualquier parte del mundo, pueda consultar a través de Internet el catálogo que agrupa todos los libros que reúnen los organismos que forman parte de la red, o el catálogo de cada uno de ellos. 

La biblioteca de la Casa de la Memoria toma su nombre de Javier Núñez Yáñez, ingeniero natural de Torrox, Málaga, y estudioso de la historia de España y especialmente de la República y la guerra civil. Buena parte de su colección de libros particular es el origen de la biblioteca de la Casa de la Memoria, pues fue donada por sus hijos. Uno de ellos, también llamado Javier Núñez, colaborador del foro, se encargó de hacer llegar a esta casa los libros de su padre, fallecido hace unos años. 

Otra donación importante ha sido la biblioteca de Jesús Ynfante, periodista y escritor fallecido en el verano de 2018 cuya hermana Pilar donó a la Casa de la Memoria más de mil libros y miles y miles de documentos utilizados por Jesús a lo largo de años de investigación para escribir los libros que publicó, centrados, fundamentalmente, en el Opus dei, lo que él llamaba el fascismo clerical, y la corrupción económica del franquismo.  

Otras donaciones que han ayudado a formar la biblioteca han procedido de personas como Andrés Vázquez de Sola, José Chamizo, Paul Preston, Juan García del Castillo, Francisco Larios, Pura Sánchez Sánchez, José Luis Gutiérrez Molina, Fernando Sígler, Arturo Ruiz Quintero, Andrés del Río Alcántara, Marie Claude Chaput, Faustino del Río Ruiz, Manuel Almisas, o Jorge del Águila. Y también de instituciones como la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Cádiz, el Ayuntamiento de San Roque, el Centro de Estudios Andaluces, o la Fundación Pablo Iglesias.

Los bibliotecarios Juan Manuel Pizarro y Malu Talén llevan varios meses trabajando en la ordenación de la biblioteca y la catalogación de todos sus fondos. Están llevando a cabo una clasificación específica y sistemática  de los libros por periodos, cronología y materias para facilitar la localización de los títulos y autores a los usuarios de la biblioteca, que es de libre acceso.  Ellos han organizado la biblioteca en tres grandes secciones: la principal, la biblioteca auxiliar y un fondo de obras de carácter local. Dentro de cada una de éstas tres grandes secciones, existen varias subsecciones, pero en todas ellas los libros se ordenan alfabéticamente por el primer apellido del autor. En la sección principal encontramos que  los libros están ordenados en las siguientes categorías: memoria histórica propiamente dicha, democracia, dictadura, guerra civil, movimiento obrero, pensamiento político, política-España, política-internacional, Segunda República y Transición.