AMADOR MORA ROJAS

Amador Mora Rojas era maestro y fue alcalde de Tarifa dos veces. En 1931 ocupó por primera vez el cargo, del que fue destituido por el Gobierno del bienio derechista en 1933. Volvió a la alcaldía tras el triunfo del Frente Popular en mayo de 1936. Antes de la guerra ya sufrió los ataques furibundos de la derecha terrateniente de esta ciudad por su gestión a favor de los pobres y en pro de la enseñanza laica e igual para todos. Al producirse la sublevación militar, Amador huyó con otros tarifeños hacia Málaga donde se alistaron al batallón Pablo Iglesias del ejército republicano. Entre tanto, las tropas franquistas fusilaron a su mujer, Antonia Martín, y a sus hijos Carmen y Miguel. Amador Mora murió combatiendo en el frente de Córdoba, cerca de Pozoblanco. En Tarifa, todos los bienes de la familia fueron confiscados, robados o saqueados. Los dos hijos supervivientes, Juan y Antonia, solo recibieron el bolso que la madre había dejado en la cárcel de Algeciras antes de que fuera fusilada y los pendientes ensangrentados de Carmen, la hermana mayor, que fue ejecutada en Cádiz.