JUANA BARRERO RUIZ

Juana Barreno Ruiz es hija de Andrés y Eleuteria. Nació en las Granadillas, un paraje de Jimena cercano a La Sauceda. Tenía un año y medio cuando empezó la guerra. A su padre lo hirieron en un brazo las tropas de Franco que entraron en Jimena: luego lo detuvieron, lo montaron en un camión y nunca más se supo de él. Era un trabajador del campo, que lo mismo hacía carbón que vendía la leche de algunas cabras que tenía. Esos fueron sus delitos. Su mujer, con cuatro hijos pequeños, tuvo que apañárselas sola. Se fue al castillo de Castellar y allí se criaron Juana y sus hermanos. Ella no conoció a su padre. De su madre sólo tiene buenos recuerdos. De su generosidad, de su coraje y de la valentía que tuvo cuando rechazó firmar el papel que le pusieron por delante para que dijera que Andrés Barreno había muerto de muerte natural para poder cobrar la viudedad. Ni traicionó la memoria de su marido ni sucumbió al dolor. Sacó a su familia adelante, para orgullo de sus hijos y nietos.