Homenaje a las víctimas, en el cementerio rehabilitado

El 1 de diciembre de 2012 los restos de los 28 fusilados hallados en las excavaciones de El Marrufo recibieron sepultura en el cementerio de La Sauceda, reconstruido también por la asociación de familiares. A la ceremonia asistieron cientos de personas llegadas de toda Andalucía.

Junto a la puerta de entrada al mausoleo, en una placa de cerámica, figuran los nombres de todos los fallecidos y desaparecidos en el valle de La Sauceda de los que, hasta el momento, se tiene noticia.

En 2014, el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de Familiares de Represaliados en La Sauceda y El Marrufo informaron a la opinión pública de que se había conseguido identificar a trece de las veintiocho personas cuyos restos fueron exhumados.



 
4


El 1 de diciembre de 2012 los restos de las 28 personas recibieron sepultura el cementerio de La Sauceda, también rehabilitado dentro del proyecto impulsado por la asociación de familiares de represaliados y gracias al patrocino de Grupo Festina. El cementerio, que llevaba décadas abandonado, comido por la maleza y en estado ruinoso, fue completamente reformado por un grupo de albañiles en el verano de 2012. Sanearon los muros, los enfoscaron, los repellaron y encalaron de nuevo, y lo mismo hicieron con todos los nichos y tumbas existentes. Los albañiles hicieron también un camino de piedra desde la carretera hasta la verja de entrada al camposanto y construyeron un pequeño mausoleo en uno de los muros laterales. Fue en este mausoleo donde se depositaron los restos de las 28 personas hallados en la exhumación del Marrufo.

Centenares de personas llegadas de toda Andalucía participaron en el homenaje y entierro. El acto lo abrió el presidente de la asociación de familiares, Andrés Rebolledo Barreno, quien dio la bienvenida a los asistentes e invitó al alcalde de Cortes, Antonio Granero González, y al director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Luis Naranjo Cordobés, a que descubrieran una cerámica conmemorativa instalada en el centro del cementerio con la siguiente leyenda: “Valle de la Sauceda. Donde talaron vidas, sueños e ilusiones retoñan la memoria y la justicia”. El alcalde de Cortes, señaló que el homenaje era una deuda que estaba pendiente en el valle de la Sauceda. Por su parte, el director general de Memoria Democrática afirmó que éste era un día histórico, recordó que las víctimas fueron al mismo tiempo resistentes contra el fascismo y quiso dejar bien claro, en nombre de la Junta de Andalucía, que no puede haber equidistancia, que las víctimas son moral y políticamente superiores a sus verdugos. Naranjo Cordobés elogió todo el proceso de investigación y exhumación desarrollado en el Marrufo y añadió que fue una intervención ejemplar.

Andrés Rebolledo afirmó que “este país está en deuda con las víctimas y no entendemos cómo puede haber víctimas de primera y segunda categoría. Tenemos el mismo derecho a la justicia y en todo el país, no pueden prescribir, son crímenes de lesa humanidad penados por las leyes internacionales, firmadas también por este país”, añadió. “Nosotros seguiremos exigiendo verdad, justicia y reparación, no aceptando la ley de punto y final. Los crímenes aquí cometidos y en todo el país, no pueden prescribir, son crímenes de lesa humanidad penados por las leyes internacionales, firmadas también por este país”, explicó Rebolledo.

El presidente del foro recordó que “son 28 los cuerpos localizados, siete de ellos mujeres, todos ellos con signos de violencia y tenemos constancia por testimonios e investigaciones que son muchos más los asesinados en este valle”. “Seguiremos trabajando dentro de nuestras posibilidades para la localización de las demás fosas aunque pensamos que esta labor es responsabilidad de las administraciones y es triste que tengamos que ser los familiares los que con nuestro esfuerzo lo hagamos”, añadió. “Estos 28 serán la representación y el símbolo para siempre de todos aquellos que todavía se encuentran arrojados indignamente en fosas comunes regadas en este valle”, concluyó.

A principios de 2014, el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de Familiares de Represaliados por el Franquismo en La Sauceda y el Marrufo informaron a la opinión pública de que se había conseguido identificar a trece de las veintiocho personas cuyos restos fueron exhumados. Esta identificación fue posible gracias a los análisis del ADN sacado de sus restos óseos y su comparación con el ADN de las muestras de saliva tomadas a las distintas personas de las familias con antepasados desaparecidos en La Sauceda que se han podido localizar. Nueve de los identificados pertenecen cada uno a una familia diferente y en otros dos casos son dos miembros de una misma familia: madre e hijo en un caso y dos hermanos, en el otro. Para los otros quince esqueletos exhumados no ha habido coincidencias que permitan establecer relación segura de parentesco con quienes han aportado su muestra de saliva. Las identificaciones han sido posibles gracias al trabajo realizado por los técnicos del laboratorio NBT de Bollullos de la Mitación, provincia de Sevilla, con quienes han colaborado los antropólogos físicos Juan Manuel Guijo y Juan Carlos Pecero. Respecto a los quince esqueletos exhumados que no han sido identificados, en el análisis comparativo de los ADN no se encontraron coincidencias que permitan establecer relación segura de parentesco con las personas que han aportado su muestra de saliva.

Las familias de las trece personas cuyos restos fueron identificados recibieron con gran satisfacción la noticia, que puso un poco de paz y sosiego en unas vidas marcadas por la tragedia y la pérdida a edades muy tempranas de seres queridos: padres, madres, abuelos, hermanos o tíos que fueron asesinados por el simple delito de haber permanecido fieles al Gobierno legítimo de la República. Casi todos ellos eran trabajadores del campo, pequeños campesinos, carboneros o ganaderos; uno de ellos era cartero y otro comerciante.

Saber cuáles son y dónde están los huesos de nuestros antepasados no elimina tanto sufrimiento vivido, pero consuela y quita la incertidumbre sobre su paradero. Rescatados los cadáveres, aún queda mucho para lograr la verdad, la justicia y la reparación, que son los objetivos del Foro por la memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de familiares de Represaliados por el franquismo en La Sauceda y el Marrufo.