logopeque

LA SAUCEDA Y EL MARRUFO

La belleza trágica de La Sauceda


Miles de personas visitan cada año el valle de La Sauceda, un enclave donde confluyen por el norte las provincias de Cádiz y Málaga y los términos municipales de Jerez, Cortes, Alcalá de los Gazules y Jimena. La enorme belleza de sus paisajes serranos y boscosos atrae a senderistas, turistas, amantes de la naturaleza y personas de todas las edades que admiran sus valores ambientales. Pero pocos visitantes conocen la historia trágica del lugar.

Enclavada en un triángulo serrano del norte de las provincias de Cádiz y Málaga donde confluyen los términos municipales de Jerez, Cortes de la Frontera, Alcalá de los Gazules y Jimena, La Sauceda era, desde tiempos muy antiguos, un poblado de casas y chozas diseminadas bajo el manto de los bosques que pueblan la serranía.

Desde los años ochenta del siglo pasado existe aquí, en el kilómetro 24,5 de la carretera CA-8201 que une Jimena con Puerto Galis, un área recreativa que atrae a numerosos turistas, senderistas y amigos de la naturaleza que en la primera visita quedan seducidos por la belleza del lugar.

 
1
Leer más

Un poblado de trabajadores bien organizado

Bajo el manto de alcornoques y quejigos, multitud de casas y chozas se levantaban en el valle de La Sauceda durante la Segunda República. Una ermita, un horno comunitario, varias tiendas y un colegio eran utilizados por sus habitantes en su poblado central, donde hoy están las casas rehabilitadas para uso recreativo de turistas y visitantes. Pero había más zonas habitadas por el valle, dividido en cantones.
En total allí vivían unas dos mil personas que trabajaban en la ganadería, el carbón, el corcho, o el contrabando con productos llegados de Gibraltar.

En las dos primeras décadas del pasado siglo XX, en el valle de La Sauceda había once núcleos habitados, además del que conocemos hoy que se extiende junto al arroyo que pasa cerca de la ermita. Todos ellos estaban comunicados y muy relacionados por lazos familiares y de vecindad.
El historiador Fernando Sigler, en su libro La Sauceda y el Marrufo, de la resistencia republicana a la represión franquista, explica que en el padrón de 1924 de Cortes de la Frontera, los doce núcleos figuran agrupados bajo el nombre de Sección Cuarta de Sauceda.

 
3

Leer más

Bombardeo, saqueo y muerte

La Sauceda era el último foco de la provincia de Cádiz leal al Gobierno democráticamente elegido por los españoles. A ella acudieron, desde toda la provincia, anarquistas, republicanos, socialistas y personas que temían por sus vidas ante el avance sublevado y querían resistirle, o se dirigían a Málaga por la sierra. El 31 de octubre de 1936, el valle fue bombardeado por cuatro aviones y asediado desde tierra por columnas del ejército franquista que avanzaban desde cuatro direcciones distintas. Destruido el poblado, los habitantes que no pudieron huir, mujeres y niños incluidos, fueron detenidos y trasladados al vecino cortijo de El Marrufo. Las tropas invasoras asesinaron a unas 50 personas aquel día y robaron todo lo que encontraron en las casas y chozas antes de meterles fuego.

Los sublevados contra la República se hicieron rápidamente con el poder militar en las ciudades costeras de la provincia de Cádiz. Desde la capital hasta La Línea de la Concepción, pasando por las ciudades de la bahía de Cádiz, Vejer, Tarifa o Algeciras, todas estaban en manos de los golpistas a finales de julio.

 

Bombardeo

Leer más

El Marrufo, una finca de 800 hectáreas

El Marrufo es un cortijo que tiene en explotación cerca de 800 hectáreas de tierras de pastos, cultivos y bosques ubicados en el valle de La Sauceda, en el término municipal de Jerez. En 1936 pertenecía a una familia jerezana que tenía otras muchas propiedades en la provincia de Cádiz. Los Guerrero poseían 32 fincas que sumaban un total de 6.140 hectáreas. El Marrufo contaba con una pequeña capilla, una enorme casa señorial y varias naves para cuadras y almacenes.El cortijo del Marrufo está situado en el extremo oriental del valle de La Sauceda.

Pertenece al término municipal de Jerez desde que éste pasó a dominio castellano en el siglo XIII. Durante siglos los montes del Marrufo fueron explotados mediante concesión o arrendamiento a particulares que pagaban al municipio un dinero a cambio de aprovechar toda la riqueza forestal que producían sus bosques de alcornoques, quejigos, etc, además de sus bellotas y pastos.

 
cortijo1

Leer más

Reforma agraria para el valle

El Gobierno republicano incluyó al cortijo del Marrufo en su catálogo de fincas donde pretendía aplicar la reforma agraria. No dio tiempo a llevarla a cabo. Tras el levantamiento de los militares golpistas contra la República, los trabajadores tomaron las 800 hectáreas en su poder y comenzaron a explotarlas como propiedad comunal. Constituyeron además el Comité de Defensa del Marrufo para detener el avance fascista.La finca del Marrufo fue incluida en 1933 en el Registro de la Propiedad Expropiable, elaborado por orden del Ministerio de Agricultura con los terrenos en los que era susceptible la aplicación de la Ley de Reforma Agraria que habían aprobado las Cortes Constituyentes de la Segunda República española el 9 de septiembre de 1932.

La reforma agraria era uno de los proyectos más ambiciosos de la República y uno de los anhelos más tiempo perseguido por las decenas de miles de jornaleros y campesinos sin tierra que en la provincia de Cádiz y en toda Andalucía esperaban ver mejoradas sus condiciones de vida.

 
Reforma

Leer más

El cortijo se convierte en campo de concentración

El 31 de octubre de 1936, los franquistas que ocuparon el valle de La Sauceda derrotaron a los jornaleros y milicianos que les resistieron en El Marrufo. Instalaron en él su cuartel general, encerraron en las naves a los supervivientes del bombardeo de La Sauceda y exigieron a todos los habitantes de la comarca que se presentasen allí ante las nuevas autoridades. El Marrufo se convirtió entonces en un centro de detención, tortura y asesinatos donde los sublevados pusieron en práctica su plan de exterminio contra los llamados desafectos al nuevo régimen. En La Sauceda y El Marrufo las tropas franquistas asesinaron a más de 300 personas entre noviembre de 1936 y marzo de 1937.

El 31 de octubre de 1936, los trabajadores del Marrufo hicieron frente a la columna del ejército sublevado que, procedente, de Ubrique se dirigía hacia el valle de La Sauceda y que participaba en la acción combinada de la aviación y otras tres columnas que habían salido de Jerez, Alcalá y Jimena.

 

concentración copia

Leer más

Nuestra historia empieza a ver la luz

"A tu padre lo mataron en La Sauceda. A tu abuela la fusilaron en El Marrufo".
Era lo único que durante décadas habían oído sobre sus mayores los hijos o nietos de los antiguos habitantes del valle, hoy desperdigados por media España. Pero nadie sabía dónde ni cómo murieron y menos dónde estaban enterrados.

Setenta y cinco años después del bombardeo de La Sauceda y de los crímenes de El Marrufo, un grupo de hijos y nietos de personas allí asesinadas empezamos a hacer un poco de luz en la historia de nuestros antepasados. Un equipo de arqueólogos, antropólogos físicos, historiadores y estudiantes coordinados por el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, realizó en agosto de 2011 una serie de sondeos en un paraje desarbolado del cortijo. Localizaron restos óseos de cuatro personas y más de 70 evidencias balísticas, de armas largas y cortas, usados en los asesinatos. Años de investigación en archivos y de entrevistas a supervivientes daban por fin sus frutos: Allí había fosas comunes fruto de la represión fascista. Las familias empezábamos a saber más sobre nuestros padres o abuelos.

 
Prospecciones

Leer más

Cientos de asesinados

El empeño de las familias, alentadas por el hallazgo de los cuatro esqueletos, facilitó un nuevo proyecto de la Asociación de Familiares de Represaliados por el Franquismo en La Sauceda y el Marrufo. Con el apoyo económico del Grupo Festina, cuyo fundador es nieto y bisnieto de republicanos fusilados en El Marrufo, el 1 de julio de 2012 arqueólogos, antropólogos, historiadores, estudiantes y voluntarios comenzaron a trabajar en la excavación. Rescataron los restos de 28 personas enterradas en siete fosas comunes. Todas eran adultas. Veintitrés eran hombres y cinco mujeres. Tenían entre algo más de 20 años y una edad anciana.
Pero estos 28 son solo una parte. Sabemos los nombres de más de 50 personas fusiladas en todo el valle de La Sauceda. Y los historiadores calculan que el total de cadáveres enterrados clandestinamente por el resto del cortijo y el valle puede ser de varios centenares.

Pero estos 28 son solo una parte. Sabemos los nombres de más de 50 personas fusiladas en todo el valle de La Sauceda. Y los historiadores calculan que el total de cadáveres enterrados clandestinamente por el resto del cortijo y el valle puede ser de varios centenares.













Exhumaciones


Leer más

Las pruebas del genocidio

Buena parte de los cadáveres exhumados tiene orificios causados por impacto de proyectil en los cráneos o fracturas conminutas, fracturas en la que el hueso o una parte de él quedan reducidos a fragmentos o esquirlas, y algunos aparecieron con alambres alrededor de las muñecas, señal de que habían estado atados antes de ser asesinados. Los signos de la violencia ejercida sobre ellos, el depósito colectivo de sus cuerpos en un enterramiento no convencional, la voluntad de ocultarlos, la clandestinidad con que se hicieron las ejecuciones para asegurar la impunidad de los crímenes, la motivación política de sus asesinos...
Todo ello permite asegurar que en El Marrufo hubo un verdadero genocidio.

Juan Manuel Guijo, que antes del Marrufo había participado en nueve campañas de exhumaciones de víctimas del franquismo, asegura que hay aspectos singulares de las fosas del cortijo jerezano que no había visto en sus trabajos anteriores.



 

genocidio

Leer más

Homenaje a las víctimas, en el cementerio rehabilitado

El 1 de diciembre de 2012 los restos de los 28 fusilados hallados en las excavaciones de El Marrufo recibieron sepultura en el cementerio de La Sauceda, reconstruido también por la asociación de familiares. A la ceremonia asistieron cientos de personas llegadas de toda Andalucía.

Junto a la puerta de entrada al mausoleo, en una placa de cerámica, figuran los nombres de todos los fallecidos y desaparecidos en el valle de La Sauceda de los que, hasta el momento, se tiene noticia.

En 2014, el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de Familiares de Represaliados en La Sauceda y El Marrufo informaron a la opinión pública de que se había conseguido identificar a trece de las veintiocho personas cuyos restos fueron exhumados.



 
4

Leer más