La relación de campogibraltareños fallecidos en los campos de concentración nazis de Mauthausen y Gusen, incorporada al archivo de documentos digitalizados de la Casa de la Memoria

Mauthausen campogibraltarenos

Al archivo de documentos digitalizados de la Casa de la Memoria La Sauceda se incorpora el listado de 4.427 españoles fallecidos en los campos de concentraciòn nazis de Mauthausen y Gusen que publicó el Boletín Oficial del Estado el viernes 9 de agosto de 2019. Asimismo, se incorpora la relación de 22 campogibraltareños que perdieron la vida en dichos campos de exterminio, aportada por el historiador José Manuel Algarbani en una investigación realizada en 2012 para el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar.
La magistrada-juez encargada del Registro Civil Central publicó el viernes 9 de agosto de 2019 en el Boletín Oficial del Estado un edicto que recoge el listado de los españoles fallecidos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen, un total de 4.427 víctimas, «para que los familiares y otros allegados de estos puedan presentar alegaciones y correcciones en el plazo de un mes. Transcurrido este periodo de alegaciones serán inscritos como fallecidos en el propio Registro Civil Central, condición que hasta hoy aún no tienen», según informó el Ministerio de Justicia. La información recogida por la Dirección General de los Registros y del Notariado procede de los libros correspondientes que se custodian en la sede del Registro Civil Central sobre los españoles que fallecieron en los citados campos de concentración nazis y ha sido cotejada con otras bases de datos para realizar las comprobaciones pertinentes. El edicto contiene dos direcciones webs a través de las cuales los interesados pueden acceder al listado definitivo y presentar las alegaciones que consideren oportunas.
Esta iniciativa forma parte de las medidas recogidas en la Ley de Memoria Histórica como agradecimiento y reparación a los más de diez mil españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis, desprovistos de su nacionalidad española por decisión del gobierno franquista, declarados apátridas y de los cuales más de cinco mil perdieron allí la vida.
El Consejo de Ministros, en su reunión del 26 de abril de 2019, aprobó la instauración del día 5 de mayo como día del homenaje a los españoles deportados y fallecidos en Mauthausen y en otros campos y a todas las víctimas del nazismo en España.

 

Noticia de un taller de archivística en la Casa de la Memoria, en el 10 de la revista Sierra Luna





Noticia de Sierra Luna

El número 10 de Sierra Luna, revista del IES Sierra Luna de Los Barrios (Cádiz), correspondiente a junio de 2019, se hace eco de un taller de archvística desarrollado en la Casa de la Memoria La Sauceda el 10 de mayo de 2019. En una noticia titulada "Investigando la Transición democrática", la alumna de 4º A Paula García Bermejo explica que este taller formó parte de una iniciativa desarrollada en dicho centro educativo por alumnos de 4º de ESO y 1º de Bachillerato, dirigidos por el profesor Fran Hidalgo. El objetivo de este estudio es presentarse a un concurso, denominado "Eurostory", en el que participan estudiantes de España, Portugar y países latinoamericanos.
La revista Sierra Luna, de 80 páginas en color, está dirigida por Antonio Morales Benítez. Un ejemplar se incorpora al fondo hemerográfico del Archivo de la Casa de la Memoria.

Portada del nº 10 de Sierra Luna

El acceso a los archivos en España, obra colectiva incorporada a la documentación digitalizada del Archivo de la Casa de la Memoria
El acceso a los archivos en España

El archivo digitalizado de la Casa de la Memoria La Sauceda incorpora a sus fondos la obra colectiva El acceso a los archivos en España, realizada bajo la dirección de Antonio González Quintana, Sergio Gálvez y Luis Castro y coeditada por la Fundación Francisco Largo Caballero y la Fundación 1º de Mayo con motivo del Día Internacional de los Archivos, que se celebró el día 9 de junio de 2019. Esta obra, accesible libremente en internet, contiene más de una veintena de contribuciones "y constituyen el más reciente estado de la cuestión sobre el controvertido asunto del acceso a los archivos en nuestro país, tanto por parte de los investigadores como de la ciudadanía en general". Según los editores, "el acceso a los archivos resulta fundamental para garantizar el derecho a la información en general y para acabar con la impunidad de los crímenes del franquismo en particular". El libro tiene tres partes diferenciadas: "una primera dedicada a la situación y al marco legal y reglamentario desde una perspectiva internacional hasta el desarrollo normativo en nuestro país, sus carencias, sus limitaciones, las novedades, y los cambios y recomendaciones que los autores entienden que habría que adoptar para mejorar la situación del acceso a los documentos desde el punto de vista jurídico. En una segunda parte se aborda la situación de una serie de archivos públicos y privados de carácter muy significativo. Se hace referencia, por lo tanto, a su forma de actuación, la legislación, normas y reglamentos que les afectan, sus fondos, sus medios, los servicios que prestan, la accesibilidad a los documentos que conservan relacionados con la represión en la Guerra Civil y el franquismo, para todas las personas que en el ejercicio de su derecho a obtener información se acercan a sus centros. La tercera parte se basa en las experiencias de los investigadores, donde el denominador común son las dificultades que han encontrado para la consulta de muchos documentos, en unos casos por una legislación, reglamentación y a veces una interpretación de la misma que dificulta, cuando menos, su acceso. En otros casos, las dificultades proceden de la falta de medios, lo que hace imposible el conocimiento de la existencia o disponibilidad de ciertos documentos, poniendo a la vez de relieve la buena voluntad, la profesionalidad y el trabajo de la mayoría de los profesionales que les atienden".

Índice:
  • Prólogo. Sebastián Pacheco Cortés y Ramón Górriz.
  • Introducción. Antonio González Quintana, Sergio Gálvez Biesca y Luis Castro Berrojo.
  • 1. El marco normativo y regulatorio.
    • 1.1. El acceso a los archivos: las recomendaciones internacionales y la situación española. Antonio González Quintana.
    • 1.2. Información y acceso: Secretos Oficiales y la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Eva Moraga Guerrero.
  • 2. Radiografía de los archivos españoles
    • 2.1. El Centro Documental de la Memoria Histórica y el acceso a los fondos. María José Turrión García.
    • 2.2. El régimen de accesibilidad en el Archivo General de la Administración y la Memoria Histórica. Evelia Vega González.
    • 2.3. El acceso a la documentación clasificada custodiada en archivos militares: volumen y características. María Teresa Hermoso de Mendoza y Baztán, María del Carmen Terés Navarro y Rosalía Martínez Pérez.
    • 2.4. Archivos de las Fuerzas del Orden Público. Eduardo González Calleja.
    • 2.5. Los archivos penitenciarios. Domingo Rodríguez Teijeiro.
    • 2.6. Los fondos de los Gobiernos Civiles: una rica (pero fragmentaria) documentación para el estudio de la época franquista. Pau Casanellas Peñalver.
    • 2.7. El acceso de los investigadores a la documentación histórica del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Carlos Sanz Díaz.
    • 2.8. ¿Un Estado sin pasado? La misteriosa desaparición de los archivos de la policía en España. François Godicheau.
    • 2.9. Los fondos documentales de las colonias africanas. El caso de la Guinea Española. Celeste Muñoz Martínez.
    • 2.10. Entre la «contradicción» y la «excepción»: los archivos de las organizaciones políticas y sindicales en España. Sergio Gálvez Biesca.
    • 2.11. Los archivos cinematográficos en España: de la desolación a la conservación. Mercedes de la Fuente Torre y Rafael Rodríguez Tranche.
    • 2.12. Fondos Públicos desaparecidos, destruidos o privatizados. Luis Castro Berrojo.
  • 3. Archivos y experiencias investigadoras.
    • 3.1. En búsqueda de evidencia primaria relevante de época: un relato personal. Ángel Viñas Martín.
    • 3.2. Historia y Archivos. Matilde Eiroa San Francisco.
    • 3.3. Los archivos del TOP (Tribunal de Orden Público): o la historia de una tesis y un libro. Juan José del Águila Torres.
    • 3.4. La lucha por el acceso a los archivos del franquismo. De los «Fondos Especiales» del Tribunal de Cuentas a los «10.000 documentos» del Ministerio de Defensa. Francisco Espinosa Maestre).
    • 3.5. El difícil estudio de la resistencia antifranquista. Los archivos de su historia. Julián Vadillo Muñoz.
  • Anexos
    • Selección de referencias bibliográficas sobre memoria histórica y acceso a los archivos. Catalina Luque Donoso.
    • Manifiesto: «El acceso a los Archivos y la Memoria Histórica del siglo xx». Grupo de Archivos de la Cátedra Complutense «Memoria Histórica del siglo xx».
    • Notas biográficas de las autores.
Un estudio económico sobre Gibraltar y el Campo de Gibraltar, de 1986, en el Archivo de la Casa de la Memoria
InformeReapertura verja Caja de Ahorros reducida

A la sección VI del Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda, dedicado a informes y proyectos, se incorpora una publicación de enero de 1986 titulada Gibraltar y el Campo de Gibraltar: hacia una comprensión mutua, con el antetítulo de La reapertura de la frontera entre España y Gibraltar. Esta publicación, de 196 páginas, fue editada por el Centro de Estudios y Aplicaciones del Campo de Gibraltar, con el patrocinio de la Caja de Ahorros de Jerez. En la presentación, el director de dicho centro, Vicente Quintanilla, escribe: "De todas las lecturas o significados que se ha dado o que puede darse al hecho de la apertura de la frontera entre España y Gibraltar, según nuestro enforque, la más significativa podría expresarse así: el trozo de España que formaría con Gibraltar un sistema interrelacionado, o sea, el Campo de Gibraltar, y por encima de cualquier planteamiento político-territorial, potencialente está llamado a un desarrollo económico y social, que se complementaría con su relación con Gibraltar y que a la vez potenciaría la riqueza y evolución de este pequeño pero significativo territorio".
Índice:
I.- Presentación.
II.- Resultados de la encuesta. Introducción. Consumo. Vivienda. Características del sistema de vida. Cultura. Hostelería. Discotecas y Night-clubs. Deportes y esparcimiento físico.
III.- Gibraltar. Comercio exterior.
Anexo I.- Relación de viviendas pedidas y concedidas, 1968-1983.
Anexo II.- Capacidad hostelera de Gibraltar.
IV.- Comercio exterior e inversiones extranjeras en Gibraltar.
V.- Comerciantes mayoristas de alimentación del Campo de Gibraltar y Gibraltar. Censos.
VI.- Turismo.
Anexo I.- Paso de personas y vehículos por la verja de La Línea con Gibraltar (datos del puesto fronterizo de La Línea).
.
El científico gibraltareño Enrique Hauser y Neuburger, que falleció en el exilio francés en 1943, rehabilitado como académico

HauserNos hacemos eco en este proyecto de un acto de desagravio institucional a siete académicos que fueron represaliados por la dictadura franquista, celebrado el 30 de enero de 2019 en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Madrid. Entre los científicos cuya memoria se reivindica figura Enrique Hauser y Neuburger, nacido en Gibraltar en 1866 y fallecido en el exilio en París en 1943. La ceremonia organizada por la Academia consistió en “la celebración pública, ante la comunidad científica y ante sus familiares y amigos, de la rehabilitación como académicos de estos eminentes científicos, grandes investigadores y profesores universitarios que fueron represaliados en el inicio de la dictadura y han sido recientemente desagraviados por un acuerdo del Consejo de Ministros del 21 de diciembre de 2018”, según señaló dicha institución. Los científicos rehabilitados son Ignacio Bolívar Urrutia, Blas Cabrera Felipe, Honorato de Castro y Bonel, Pedro Carrasco Garrorena, Enrique Hauser y Neuburger, Emilio Herrera y Linares y Enrique Moles Ormella. Simbólicamente se les devolvió el diploma de académicos numerarios de la corporación a sus familiares y compañeros. Actuó como anfitrión y conductor de la ceremonia el presidente de la Academia, Jesús María Sanz-Serna, y habló por los académicos desagraviados el editor mexicano Antonio Bolívar Goyanes.

Según informó la Academia, Enrique Hauser y Neuburger, nacido en Gibraltar el 5 de octubre de 1866, fue inspector general del Cuerpo de Ingenieros de Minas, presidente del Consejo de Minería, profesor jefe del Laboratorio Químico Industrial de la Escuela de Minas y de su Sección de Investigaciones Científicas, presidente de la Comisión del Grisú, presidente de la Sociedad Española de Física y Química, miembro de varias sociedades científicas nacionales y extranjeras, honrado con la Medalla de Oro, de 1929, por la Sociedad de Química Industrial de París, inventor de diversos aparatos y autor de numerosos trabajos científicos y técnicos y tesorero de la Academia de Cienicas.

Se exilió en Francia en 1938. El régimen franquista lo dio de baja como académico por medio de una orden ministerial de 10 de mayo de 1941. Falleció en el exilio en París el 27 de abril de 1943.
El Consejo de Ministros, en su reunión del 21 de diciembre de 2018, reconoció “el carácter injusto” y declaró “la ilegitimidad” de la sanción a la que lo sometió el franquismo.
Con motivo de este reconocimiento a la trayectoria científica del gibraltareño Enrique Hauser, el Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda incorpora a sus fondos digitalizados el articulo titulado “El ingeniero e inventor Enrique Hauser y Neuburger (1866-1938). Auntes biográficos“, de Octavio Puche Riart, publicado en el volumen 25, número 54, de Llull. Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 2002.

Hoja de servicios de Salvador Arizón Mejías

 

Por Fernando Sígler (Historiador)

 

 

 
 

Una de las cuatro columnas que protagonizaron la operación de ocupación militar del valle de La Sauceda en el otoño de 1936 fue la que mandaba Salvador Arizón Mejías, en aquella época comandante militar de Jerez de la Frontera. Para documentar la trayectoria de este mando castrense golpista del arma de Caballería, los investigadores interesados cuentan en el Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda con una copia reprografiada de la hoja de servicios de este personaje, perteneciente a la aristocracia con el título de marqués de Casa Arizón. El documento original se custodia en el Archivo General Militar de Segovia.

En este expediente figuran la relación de sus “méritos” desde 1901 hasta 1948, las guarniciones, campañas y acciones de guerra en las que participó de 1908 a 1948 y las comisiones que desempeñó de 1922 a 1945.

En esta hoja de servicios se documenta el papel de Salvador Arizón Mejías en el golpe militar contra la República. En las vísperas de la sublevación, el 22 de enero de 1936, le había sido asignado el mando del Depósito de Recría y Doma de Jerez, del que tomó posesión el 3 de marzo. También le fue encomendada la comandancia militar de esta plaza y por una orden circular del 7 de febrero había sido ascendido a comandante de Cabellería por antigüedad, con efecto desde el 21 de enero anterior.

Sobre su actuación en el valle de La Sauceda dice el documento: “El 31 de octubre, por orden del excmo gobernador militar de Cádiz, tomó el mando de la columna que ha de operar sobre la Sauceda de Cortes para ocupar el Puerto de Galis, enlazando en dicho punto con tres columnas que salieron  de Jimena de la Frontera, Alcalá y Ubrique, quedando cumplida la misión después de vencer la resistencia del enemigo, con el que sostuvo fuego y al que se le cogió dos camiones, un coche ligero, ganado caballar, vacuno, cabrío y de cerda en gran cantidad, presentándose numerosas familias que permanecían escondidas en los montes”.

La hoja de servicios continúa detallando la actuación de este militar golpista en la ocupación del último reducto de resistencia republicana de la zona limítrofe entre las provincias de Cádiz y Málaga.

 

Un documento del siglo XVIII sobre el pleito de La Sauceda

Por Fernando Sígler (Historiador)

En la sección de documentación reprografiada del Archivo de la Casa de la Memoria figura la reproducción digitalizada de varios legajos cuyos originales se custodian en el Archivo de la Chancillería de Granada y en los que se hace referencia a La Sauceda. En este artículo destacamos uno de esos documentos, que está datado en el año 1723. Se trata de una instancia dirigida por un representante de la ciudad de Jerez de la Frontera al presidente de la Audiencia de Granada en el que solicita que se le expida un certificado sobre la situación en la que se encontraba desde el siglo anterior el pleito que sobre el dominio del término de La Sauceda dirimìan entonces la ciudad de Ronda y la villa de Alcalá de los Gazules. Este testimonio lo necesitaba el solicitante para aportar una prueba en otro pleito que en el año 1723 mantenía la ciudad de Jerez con el Duque de Arcos sobre el control del mismo término de La Sauceda.

Hay que recordar que este territorio fue objeto de disputa durante siglos, desde su ocupación por las tropas castellanas a finales del siglo XV. El dominio de este espacio, de gran riqueza forestal y pecuaria, se dirimió en diversos pleitos simultáneos entre las ciudades de Ronda y Jerez, la villa de Alcalá de los Gazules y el Duque de Arcos y sus villas de la Serranía de Villaluenga.

El texto de este manuscrito, que está encabezado con un sello impreso de 1723, es el siguiente1:

“Marcos García de la Cuesta, en nombre del Concejo, Justicia y Regimiento de la ciudad de Xerez de la Frontera, en el pleito con el Duque de Arcos del vuestro Consejo de Estado y sus villas de la Serranía de Villaluenga, digo que para presentar en el en prueba de lo por mi parte alegado en su último pedimento necesito que por don Juan García Pretel, vuestro secretario de Cámara y del Real Acuerdo, en cuyo oficio pasa el procedimiento, que por el año pasado de 1617 se trataba en esta corte entre la ciudad de Ronda y la villa de Alcalá de los Gazules, sobre el sitio y término de la Sauzeda, dé a mi parte testimonio de como es cierto haberse comenzando a seguir y quedando pendiente desde entonces el expresado pleito, y en relación asimismo del estado en que constare haber quedado en el mencionado año.

A V.A. pido y suplico mande que (...) se dé a mi parte testimonio en (...) forma (…) que haga fe, que desde luego lo presento con el juramento necesario, y pido justicia”.

[Rúbicas: Cuesta / Juan Pizarro de Medina].


Este manuscrito forma parte de un legajo cuyo contenido permite conocer los argumentos que en siglos anteriores expusieron las partes en litigio para reclamar la posesión del territorio de La Sauceda. Esta documentación es útil, pues, para rastrear los antecedentes históricos de este espacio geográfico, que a comienzos del segundo tercio del siglo XX fue escenario de un episodio de represión protagonizado por los sublevados contra el régimen constitucional de la Segunda República. En el Archivo de la Casa de la Memoria está digitalizado este legajo, a disposición de los investigadores interesados en adentrarse en los tiempos más remotos del Valle de La Sauceda.

Archivo de la Chancillería de Granada, Leg 2346, pieza 8.

Represalia de las autoridades franquistas contra vecinos de Cortes: la incautación de bienes
 
 
Relación de expedientados.
Relación de expedientados.


P
or Fernando Sígler (Historiador)

Entre los materiales reprografiados que nutren los fondos del archivo histórico de la Casa de la Memoria La Sauceda, de Jimena de la Frontera, figuran diversos documentos producidos en 1937 por la Comandancia Militar de Ronda, relativos a los expedientes de incautación de bienes a los que fueron sometidos numerosos vecinos de Cortes de la Frontera (Málaga) por las autoridades franquistas1. Hay que recordar que el valle de La Sauceda se enclava en el término municipal de dicha villa. El relato de los hechos que se derivan de estos documentos es el siguiente.
El 26 de junio de 1937, el capitán juez permanente de Ronda Juan Rodríguez Macías confeccionó una relación de 127 vecinos de Cortes de la Frontera que figuraban expedientados por incautación de bienes de su propiedad “al haber huido de dicho pueblo a la entrada de las fuerzas del Glorioso Ejército Nacional” –según expresaba el documento–. Estos nombres debían ser publicados en el Boletín Oficial de la Provincia de Málaga, de acuerdo con lo que había dispuesto el general del Ejército del Sur sublevado, Gonzalo Queipo de Llano, en un bando del 5 de noviembre de 1936.
Este listado se hizo llegar a la Comisión Provincial de Incautación de Bienes, cuyo presidente consideró excesivo el número de encartados, y así se lo hizo ver al comandante militar de Ronda en un oficio fechado el 29 de junio, en el que disponía que, “por considerar exagerada la lista de supuestos inculpados del pueblo de Cortes, tratándose de un pueblo de relativamente escaso vecindario”, procedía que el instructor hiciera una información previa acerca de “las personas que realmente puedan resultar responsables y que tengan bienes, para dirigir el procedimiento tan solo contra los mismos”.

Firma del teniente juez eventual.
Firma del teniente juez eventual.


Así, para dictaminar quiénes eran de ideas marxistas y por tanto contra quiénes se debía proceder para la incautación de sus bienes, el 26 de julio de 1937 se reunieron en el Ayuntamiento las autoridades franquistas de Cortes, convocadas para este fin por el teniente juez eventual, Julián Merelo Peralta. Asistieron a la sesión el secretario, Alfonso Merelo; el alcalde, Luciano Terón Ramos; el primer gestor, Miguel Mateo Moya; el segundo gestor, Pedro García Rodríguez; el tercer gestor, Alonso García Pérez; y el comandante de puesto de la Guardia Civil, el cabo José Zurita Soriano, así como dos labradores designados, Alonso Gutiérrez García y Cayetano Núñez Gil.

Los reunidos analizaron todos y cada uno de los nombres incluidos en el listado, y acordaron que la relación inicial de encartados se redujera, en principio, a 82 personas. Fueron excluidos del listado 45 vecinos, que “no habían sido nunca marxistas” –según expresaba el acta de la reunión–pero que habían huido de Cortes cuando entraron las tropas sublevadas y que a la hora de confeccionar la lista ya habían regresado al pueblo. Por contra, fueron incluidos otros nueve que no figuraban en la relación inicial, “por constarle a todos que eran de dichos ideales”.

Gráfico sobre los vecinos expedientados.
Gráfico sobre los vecinos expedientados.

 

1 Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda, Documentación Reprografiada, Leg II-30.